El fumador se hace fumador fumando y precisamente es fumando como continúa su adicción, así de simple y complejo.

Dejar de fumar es relativamente sencillo, mucho más que dejar el chupete cuando somos pequeños. Es tan sencillo como no volver a encender un cigarrillo. Nuestro cerebro está preparado para dejar el tabaco de manera definitiva, simplemente debemos enseñarle las rutas correctas para hacerlo.

Muchas veces se habla de la falta de control como motivo esencial de las adicciones, sin embargo, la cuestión principal es la dependencia asociada, siendo ésta física, psicológica y social.

Cuando creemos que algo es difícil, que requiere mucho esfuerzo y mucha voluntad, automáticamente tenemos una predisposición a esos pensamientos. El hecho de dejar de fumar va asociado a sacrificio y esto conlleva que nos relacionemos con el tabaco desde ahí, de manera que cada cigarrillo que encendemos estamos reforzando nuestra incapacidad para desprendernos del tabaco.

¿Con qué tipo de tratamientos trabajo?

Como en cualquier otro aspecto, debemos plantearnos un trabajo en equipo con varias terapias que nos ayuden a encuadrar todo lo que implica fumar, desde el primer instante hasta el último. Por una parte haremos un tratamiento más conductual con determinados aspectos que nos van a ayudar significativamente en todo el proceso, llegando a la siguiente conclusión “tú has elegido dejar de fumar” y a partir de ahí ya trabajaremos con psicoterapia de tiempo limitado para poder tratar los cuatro pilares principales, fisiológico, emocional, cognitivo y social.

¿Funciona la hipnosis clínica para dejar de fumar?

En adicciones todo tratamiento debe ser individualizado, analizando todos los aspectos actuales y pasados que rodean al hecho de fumar.

La hipnosis clínica es una de las técnicas con mayor eficacia demostrada para dejar la adicción al tabaco, pero como he dicho anteriormente, haremos una terapia integrativa, usando distintas herramientas en cada fase del tratamiento, de lo más cognitivo a lo más emocional.

Toda acción tiene un inicio, un motivo y un condicionamiento que muchas veces es inconsciente, por ello, con hipnosis clínica podemos llegar a esos aspectos que están presentes en nuestras redes neurales fortaleciendo nuestra adicción, para así re-condicionarlos en la dirección opuesta.

Lo más importante de cualquier terapia, es trabajar con lo que tienes, con lo que traes a consulta que son tus herramientas, fortaleciéndolas y así poder cambiar la asociación negativa de pérdida al dejar de fumar, con una nueva sensación de ganancia al no volver a encender un cigarro.

Trabajar la adicción al tabaco, siempre será positivo para tu salud. No dudes en ponerte en contacto para hacer una primera entrevista. Llama e infórmate 616433602.

Lcda. Ana Carcedo  Bao. Experta en Adicciones y Control de Impulsos.